www.franbohorquez.com

“Levántate pronto, trabaja hasta tarde y encuentra petróleo” John D. Rockefeller

Ayer, mi profesor de autoescuela –que la verdad es muy buen profesor-, afirmó, sin ningún pudor, que los coches eléctricos y de gas natural estaban apareciendo en el mercado porque el petróleo se estaba acabando, llegando a afirmar que en varios años este sería tan escaso que acabaríamos peleándonos por un barril. Yo, tras conocer ese mismo día que se había descubierto el mayor yacimiento de petróleo de formaciones compactas de la historia de EEUU (véase aquí), casi me caigo para atrás. No le culpo, pues obviamente es comprensible que no esté al tanto de los nuevos descubrimientos -aunque ya van unos cuantos-. Además, es profesor de autoescuela y no ingeniero de minas, por lo que seguiré asistiendo a sus clases con una sonrisa, como de costumbre, y le perdonaré este error garrafal.

Pues bien, esas afirmaciones son rotúndamente falsas, pues hay petróleo de sobra. Y lo que es más, dejaremos de consumirlo antes de que éste se acabe.

Para empezar, analizaremos el lado de la demanda. Es curioso que muchos no tengan en cuenta algo tan esencial como lo es la eficiencia, pues cada vez producimos más con menos. De hecho, la energía requerida para crear una unidad de PIB se ha reducido a menos de la mitad en diez años.

Otro factor a tener en cuenta es la sustitución gradual, que será lo que acabe con el petróleo, al igual que hizo éste con el aceite de ballena. Pues, como cuenta Daniel Lacalle en su libro La Madre de Todas las Batallas, el aceite de ballena no se dejó de utilizar porque de repente nos preocupasen mucho las ballenas, sino porque el petróleo era más barato y eficiente.

Analizando el lado de la oferta tenemos que:

-La producción global llegaba a casi 90 millones de barriles diarios en 2012, cuando los defensores de la teoría del pico del petróleo esperaban que esta producción descendiese a los 55 millones. Las reservas siguen aumentando, de hecho, en octubre de este año la producción aumentó en 800.000 barriles diarios, hasta llegar a los 97,8 millones de barriles diarios actuales, según la EIA.

chart_world-con-uncon-1

-Tan solo en la OPEP hay más de 125 proyectos capaces de aportar entre 3,8 y 6 millones de barriles al día a corto plazo que están pendientes únicamente de obtener la decisión final de inversión para pasar a la fase de ejecución.

-La industria del petróleo ha invertido una media de 700.000 millones de dólares al año, lo que ha permitido realizar nuevos descubrimientos hasta conseguir una reposición de reservas del 110 por cien (BP statistical review).

-Las reservas declaradas de petróleo recuperable a nivel mundial ascienden a 1,65 billones en 2011–cincuenta y cuatro años de suministro, que pueden ser más con la ayuda de la eficiencia y revoluciones tecnológicas-, lo que supone un aumento del 60 por ciento con respecto a 1991.

segundo-grafico

-Según una estimación de Rystad Energy, el mundo tiene aproximadamente 70 veces la tasa de producción anual global actual.

-Según la EIA, las reservas de petróleo de Estados Unidos aumentaron en 2,4 millones de barriles la semana pasada, hasta un total de 490 millones –niveles históricamente altos para esta época del año según la EIA-.

-A todo esto hay que añadirle el nuevo descubrimiento en el oeste de Texas. Según la USGS, el petróleo es extraíble, el yacimiento está valorado en casi 900.000 millones de dólares y se estima que contiene unos 20.000 millones de barriles de petróleo. Como recuerda el artículo “EEUU descubre en Texas el mayor yacimiento de petróleo del país” el descubrimiento se da después de que en el pasado septiembre Apache Inc. anunciara haber localizado en el oeste de Texas un yacimiento que estima contiene 3mil millones de barriles de petróleo.

Señores, por favor, dejen sus teorías apocalípticas a un lado –que mira que nos gustan-. Los datos son los que son, y lo que es un hecho es que la producción está en máximos históricos, cada vez necesitamos menos energía para generar una unidad de PIB -menos de la mitad que hace diez años, como comentaba anteriormente-, y los sustitutos al petróleo, a pesar de que tienen una cuota de mercado en el sector del transporte –donde el petróleo es el dominante claro- baja, se abrirán hueco y acabarán sustituyéndolo en cuanto sean más baratos y eficientes. En mi opinión, todavía queda tiempo para que esto ocurra, pero durante este tiempo el petróleo será abundante y no habrá problemas de escasez. Siempre habrá visiones alarmistas y teorías malthusianas -o hubbertianas en este caso, en honor al impulsor de la teoría del pico del petróleo-, pero nuestra obligación es informarnos y ofrecer una dosis de racionalidad, que es lo que he buscado escribiendo este artículo.

Si les interesa el tema y quieren ahondar más en él, recomiendo los siguientes artículos:

El más completo: http://www.dlacalle.com/peak-oil-realities-myths-and-risk/

http://www.expansion.com/empresas/energia/2016/11/16/582cbf9de2704e92188b468b.html

http://nation.foxnews.com/oil-reserve/2012/03/17/us-oil-scarcity-myth

http://es.investing.com/news/noticias-de-commodities—futuros/cae-el-petr%C3%B3leo-ante-la-persistencia-de-la-inquietud-en-torno-a-las-reservas-359500

http://www.bbc.com/mundo/noticias-38009075

Y, por supuesto, el libro “La madre de todas las batallas” de Daniel Lacalle y Diego Parrilla