La mayor parte de nuestra vida nos la hemos pasado persiguiendo sueños. Desde pequeños se nos ha ido educando para perseguir metas y obtener objetivos a corto y largo plazo. Se nos ha dicho que teníamos que hacer, cómo y cuándo. Lo que estaba bien y mal. La sociedad nos ha ido marcando los tiempos(formarse, tener coche, comprarse una casa, independizarse, formar una familia, etc…).Todo ello, se supone, para encontrar nuestra felicidad. Durante mucho tiempo ha sido así, pero de un tiempo a esta parte, y sin saber muy bien por qué nos hemos despertado y hemos visto el mundo desde otra perspectiva. Es como si Neo ayudado por Morfeo nos hubiera dado a conocer la verdad sobre Matrix y la humanidad. Lo que creíamos que era un mundo real y nuestras vidas, era en realidad un espejismo y algo virtual dirigido por los centinelas de Señor Smith. Tras tomar la famosa capsula hemos despertado y contemplado con estupor una realidad en la que campa a sus anchas una casta política ambiciosa, sin escrúpulos que apoyados por unas leyes arbitrarias gobiernan de manera déspota, autoritaria y sin piedad Matrix.

La corrupción se ha generalizado a través de todo el espectro político, económico y Social y el Señor Smith y sus centinelas obligan a mantener un sistema de varones y enchufismos, es una realidad de lujos y privilegios que no conoce límites para unos pocos privilegiados y de injusticias y sufrimientos para unos cuantos más. Pero el Señor Smith no ha tenido en cuenta lo que Maya Angelou dijo:” He aprendido que la gente olvidará lo que dijiste, la gente olvidará lo que hiciste, pero las personas nunca olvidaran cómo los hiciste sentir”. Los ciudadanos no vamos a poder olvidar tan fácilmente tantas y tantas tropelías realizadas en los últimos años y que se han llevado por delante y destrozado tantas vidas, familias, sueños y expectativas.

Lo gracioso es que en Matrix, que se supone diseñada ad hoc para ser una buena sociedad, no se cumple lo que Platón establecía en su obra la Republica, que proponía que deben gobernar los mejores hombres, los más capaces y virtuosos, aquellos que se han formado, en fin, los más preparados para ejercer tan importante tarea. Para ello deben estar desprovistos de todo interés, codicia, etc, es decir, dedicar su vida a servir gobernando, sin esperar recompensa y sin el menor deseo de gloria, placeres y riquezas…Sin duda alguna es un fiel reflejo opuesto de lo que representa nuestra clase política.

Nuestro “señor Smith” plantea una solución para dar fin a los problemas aprobando una serie de medidas muy pocos populares para salir de la crisis, que como siempre se resume en seguir apretando el collar de los de abajo (que así de paso están todavía mas controlados) para que sigan viviendo igual de bien los de arriba, y plantea una reforma laboral, con una serie de medidas entre las que destacan algunos puntos como reducir la prestación por desempleo, la indemnización por despido y el despido estando de baja por IT. Despedir comienza a ser todavía más fácil y barato.

Si hasta ahora los importes de la prestación son del 70% de la base reguladora mensual de la prestación a partir del sexto mes, desde la última reforma se ha pasado a ser el 50% a partir de dicho periodo. Antes era del 60%. Primera vueltecita de tuerca. En cuanto a la indemnización se reduce dependiendo de la modalidad pasando de los 45 a 33 o 20 días dependiendo del motivo del despido, y encima ahora tributa. La explicación es que teníamos que equipararnos a Europa, y yo me pregunto ¿para cuándo llegará la equiparación de salarios? .

Para muchos trabajadores la indemnización supone la diferencia entre poder sobrevivir o no hasta encontrar otro trabajo o para montar una empresa, y con esta nueva vuelta de tuerca nos lo ponen un poquito más difícil todavía. No hay nada como ver la cara de un padre explicando a su hijo de 3 años porque ya no trabaja y pasan frio, o hambre o no tienen para comprarle unos zapatos o porque les echan de su casa. Está claro que para el Señor Smith el culpable de la crisis es el trabajador y el medio para superarla a través de recortes laborales y sociales. Desde otra perspectiva no se puede entender que se tomen este tipo de medidas.

El Oscar de la última reforma es el despido estando de baja por IT, ahora la ley establece que se puede despedir estando de baja médica siempre que la empresa acredite una razón legal para el despido, y no la propia baja o enfermedad del trabajador, por lo tanto se puede despedir a los trabajadores estando de baja médica acreditando causas económicas, organizativas o de producción, descenso de ventas, disminución de ingresos, etc… Todo esto se traduce en miedo de los trabajadores que en muchos casos asisten a trabajar estando enfermos por el temor a ser despedidos. Menos mal que el legislador en un alarde de generosidad por el momento en caso de Maternidad todavía mantiene la protección a las mujeres, pero no vamos a dar ideas.

Hay que tener en cuenta que detrás de cada despido hay un drama personal y familiar. Se trata de personas, gente que de repente se ve vulnerable y que en muchos casos tienen cargas familiares lo que agrava la situación. Lo que está claro a mi entender es que el Estado es el garante de mirar por los derechos de sus ciudadanos para evitar la marginación social y evitar tantos casos de personas que lo han perdido todo y que difícilmente se van a ver identificados con un sistema que les ha marginado y condenado de por vida. Les aseguro que hay muchas personas válidas en esta situación y que es un terrible fracaso para el sistema.

Sin duda estas medidas no han sido el motor para superar la crisis, algo que ha quedado más que demostrado, y son más que cuestionables y perjudiciales para sus ciudadanos y para la buena salud de la sociedad y la democracia. Entiendo que las crisis económicas no se pueden superar con la disminución de los derechos de los trabajadores ni con recortes sociales, y es solo desde la creatividad y la verdadera democracia económica en un marco de oportunidades y de legalidad desde donde se puede superar este tipo de situaciones. Hay que ser creativos y resolutivos, invertir de verdad en I+D+I. Pero nunca a través de los tratos de favor ni con los amiguismos ni buscando chivos expiatorios y cargando la culpa con quien es más vulnerable que en este caso, como casi siempre han sido los trabajadores y los autónomos. Solo los cobardes que se esconden detrás de su autoridad y amparándose en una legalidad que ellos mismos crean como si de un traje hecho a la medida de sus necesidades se tratara, son capaces de hacer tales barbaridades .

En definitiva igual que en Matrix es Morfeo quien cree en Neo, que es “el elegido” para vencer Matrix y liberar Sion, la ciudad subterránea donde se encuentra los que escaparon, espero que seamos capaces de despertar y desde la reflexión y el sentido común encontrar a nuestro Neo, alguien en quien poder confiar para que nos libere y nos devuelva la ilusión y la esperanza para alcanzar nuestros sueños y superar esta etapa tan difícil…Difícil lo veo