En la catedral de la hermosa ciudad de Cuenca el Gobierno de Castilla La Mancha ha organizado una exposición para conmemorar el IV Centenario de la muerte de Miguel de Cervantes con la denominación  “La poética de la Libertad”.

La exposición, muy interesante y bien planteada, estará hasta el 6 de noviembre de 2016; vale la pena la visita pues, además,  la ciudad merece un paseo que puede completarse acudiendo al famoso Museo de Arte Abstracto situado en una emblemática casa colgante.

La exposición está dividida en tres partes y gira sobre la libertad, el deseo del hombre de ser libre y los obstáculos contra los que tiene que luchar para conseguirla y defenderla, pues, a veces, quienes ostentan el poder desprecian y reprimen la libertad ajena por temor a que la crítica pueda reducir o acabar con su poder; de ahí que los totalitarios y los totalitarismos repriman la libertad de expresión y persigan la crítica ajenas.

La primera parte la han titulado: “La mirada intemporal” y versa, luego volveremos a ella, sobre la libertad en la obra de Cervantes; la segunda, “la mirada lejana” sobre el artista chino AIWEIWEI, represaliado en su país, infatigable luchador por las libertades en China y especialmente de la libertad de expresión. Este artista exhibe gráficamente su experiencia del cautiverio mediante seis instalaciones de cajones-celda en las que  reproduce casi en tamaño natural las figuras del artista y de sus vigilantes,

En tercer lugar llaman“La mirada cercana” a una reducida exhibición de obras de artistas del informalismo de Cuenca que eligieron esta ciudad para desarrollar su labor creativa durante la dictadura; esta pequeña representación de obras del informalismo se puede completar con la visita al Museo de Arte Abstracto, muy cuidado por la Fundación March, en donde cuelga abundante obra de Zobel, Farreras, Feito, Canogar, Mompó, Saura, etc.

La parte correspondiente a Cervantes y su concepto de libertad refleja el carácter esencial de la libertad para  el escritor, que sufrió prisión en Argel y otros lugares, así como muchos sinsabores en su vida, lo que le hizo añorar ampliamente la libertad de la que careció en grandes temporadas.

Para Cervantes la libertad del hombre es un “don”, una gracia, un regalo recibido por el hombre que ofrece distintas facetas y permite diverso ejercicio. A D. Quijote la libertad le proporciona la posibilidad de movimiento, búsqueda de justicia, aspiración de sus máximos ideales, lucha contra los abusos mientras que, para Sancho, la libertad le aporta la posibilidad de razonar, explicar y aplicar la lógica en las manifestaciones del hombre; en resumen, son formas del ejercicio del don de la libertad y de la dignidad humana.

En uno de los grandes paneles de la exposición luce el discurso de D. Quijote: “La libertad, Sancho, es uno de los más preciosos dones que a los hombres dieron los cielos, con ella no pueden igualarse los tesoros que encierra la tierra ni el mar encubre, por la libertad, así como por la honra, se puede y debe aventurar la vida. Y, por el contrario el cautiverio es el mayor mal que puede venir a los hombres…”

En la catedral de Cuenca están expuestas diversas razones de por qué hemos de apreciar la libertad, valor equivalente al principio de igualdad de las personas para cuyo ejercicio y defensa necesitamos de la ley y del Estado de Derecho. No hay libertad sin ley y una ley que no se inspire en el respeto a la libertad del hombre no vale la pena.

CONCLUSIÓN

Es interesante la exposición que sobre el tema de la libertad, don aportado al hombre por la naturaleza, está instalada en la Catedral de Cuenca para celebrar el IV Centenario de la muerte de Miguel de Cervantes. Refleja el valor de la libertad para que las personas creativas puedan realizar su trabajo, literario o artístico, y el don que la libertad aporta a todo hombre para mejorar y progresar.

Madrid, 1 de octubre de 2016

Carlos Entrena Palomero

Presidente

Club Liberal Español (www.clubliberal.org)